viernes, 26 de diciembre de 2014

El estreno: Angelina Jolie quiere un Oscar


Fin de semana festivo por excelencia, entre Navidad y Nochevieja, que nos trae dos estrenos de primera fila, otros tantos nacionales y una secuela.

Empezamos con esta última, y si hace poco nos llegaba la tercera entrega de El hobbit, ahora lo hace la tercera de Una noche en el museo, la saga más popular de Ben Stiller, que en esta ocasión supone además uno de los últimos trabajos del malogrado Robin Williams.

Pasamos al cine español, con dos novedades bien distintas. Por un lado, El club de los incomprendidos, adaptación de la trilogía que inició el autor Blue Jeans con ¡Buenos días, princesa!, y que continúa en esa línea de drama romántico para adolescentes que tan bien está funcionando en taquilla con títulos como Perdona si te llamo amor.

En el polo opuesto, Musarañas es una cinta de terror claustrofóbico apadrinada por Álex de la Iglesia, con guión y dirección de Juanfer Andrés, acompañado en la primera labor por Sofía Cuenca y en la segunda por Esteban Roel. Papel protagonista -ya iba siendo hora- para Macarena Gómez, como una joven que padece agorafobia (miedo a los espacios abiertos) y que vive recluida en su casa, cuidando de su hermana pequeña, desde que su madre murió en el parto y el padre, encarnado por Luis Tosar, las abandonó. Ahora la niña -Nadia de Santiago, ya no es tan niña, y la acción arranca cuando se ven obligadas a auxiliar a un vecino -Hugo Silva-, que ha caído por las escaleras, entrando así en la madriguera de las musarañas...

La lista de estrenos se completa con dos propuestas que nos llegan de Hollywood, ambas con méritos para ser el estreno de la semana, al igual que Musarañas. Por un lado, Big eyes, lo último de Tim Burton, que trata de reverdecer laureles cambiando la fantasía por el drama de la mano de los guionistas de su mejor trabajo, Ed Wood. Aquí, de nuevo, con un particular biopic, el de Margaret y Walter Keane, famosos en los 50 y 60 por unos cuadros con personajes de grandes ojos, que ella pintaba pero él firmaba y vendía. Christoph Waltz y Amy Adams se hacen cargo de la pareja, en uno de los films más interesantes de la temporada...

...al igual que Invencible, segundo trabajo tras la cámara de Angelina Jolie, con todos los ingredientes para asaltar los Oscar. Historia de superación, la de Louis Zamperini, adolescente norteamericano que iba para delincuente pero que acabó siendo medallista olímpico en los Juegos de Berlín. Luego participaría en la Segunda Guerra Mundial como bombardero y tras ser derribado, su avión pasaría casi dos meses a la deriva hasta ser rescatado por los japoneses, yendo a parar a un campo de concentración. El film, con un estilo clásico a medio camino entre Eastwood y Spielberg, y con guión, entre otros, de los Coen, se convierte también en una suerte de cruce entre La vida de Pi -y Tiburón, de hecho- y El puente sobre el río Kwai, o más bien Feliz Navidad, Mr. Lawrence. Una de las apuestas seguras para estas fiestas, con una de esas historias bigger than life.

sábado, 20 de diciembre de 2014

El estreno: Jackson dice adiós a la Tierra Media


Fin de semana de estrenos prenavideño, y llega el último aspirante a taquillazo del año. Aunque viene acompañado...

No faltan los estrenos para los más pequeños en estas fechas, así que tenemos lo último de Disney, Big Hero 6, y la nueva aventura cinematográfica de Doraemon, Stand by me.

Para los mayores, dos propuestas bien diferentes. La francesa Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?, comedia con un ocurrente punto de partida: un matrimonio católico y muy conservador ha tratado de inculcar sus valores a sus cuatro hijas, pero una se ha casado con un musulmán, otra con un judío y otra con un chino, así que solo esperan que al menos la menor se case por la iglesia...

Y para quienes prefieran el drama, Mike Leigh dirige la cinta británica Mr. Turner, biopic del pintor inglés, que le ha valido el Bafta al mejor actor a Timothy Spall, a quien siempre recordaremos por su Colagusano de la saga Harry Potter.

Hablando de sagas, el estreno de la semana no podía ser otro que El hobbit: La batalla de los cinco ejércitos, rimbombante título para el cierre de la trilogía con la que Peter Jackson ha regresado a la Tierra Media tras El señor de los anillos, en este caso no para comprimir una gigantesca obra literaria en 10 horas de metraje, sino para desarrollar un cuento de hadas de escasas 200 páginas, convirtiéndolo en una precuela en toda regla de la obra cumbre de Tolkien. Parece, pues, que estamos ante el capítulo en el que Jackson ha recurrido más a su imaginación, así que habrá que ver si está a la altura del imaginario del escritor británico.

En cualquier caso, ahora sí, al director y a todos los que le hemos acompañado en esta grandiosa aventura, toca decir adiós a la Tierra Media en la gran pantalla.

sábado, 13 de diciembre de 2014

El estreno: St. Murray


Entre la llegada de Éxodo y el cierre de la trilogía de El hobbit, esta semana se nos cuelan unas cuantas novedades de esas que apenas hacen ruido.

Ahí está, con la cercanía de las fiestas de fin de año, la animada Salvando a Santa, y en el polo opuesto, la española Los fenómenos, sin publicidad alguna pese a que encabezan su reparto Lola Dueñas y Luis Tosar. Claro que es un drama sobre el paro...

De Argentina nos llega la experimental Jauja, con Viggo Mortensen, y de Reino Unido una nueva adaptación de La señorita Julia, esta vez a cargo de Liv Ullmann y con Jessica Chastain y Colin Farrell como protagonistas.

Y de los USA nos llegan tres propuestas: el biopic de James Brown, el padrino del soul, obviamente titulado I feel good; la nueva comedia de Ivan Reitman, Hombres, mujeres y niños, con Adam Sandler y Jennifer Garner...

...y otra comedia, St. Vincent, con la que me quedo principalmente por su protagonista, Bill Murray en otro de esos papeles hechos a su medida, que le acaba de valer una nominación al mejor actor de comedia en los Globos de Oro, y que recuerda un tanto a la mítica Mejor imposible de Jack Nicholson. Ah, ¿he mencionado que Naomi Watts interpreta a una stripper rusa que deja a su hijo al cuidado de este niño grande y desvergonzado que es el personaje de Murray? Pues eso.

sábado, 6 de diciembre de 2014

El estreno: Y Kevin Kline es... Robin Hood (Más o menos)


Puente festivo y con las Navidades a la vuelta de la esquina... así que tenemos no uno, sino tres estrenos de la semana. Y es que solo el previsiblemente aburrido film de terror Ouija rompe con un fin de semana que nos trae varios regalos.

El primero de ellos es lo nuevo de Ridley Scott, que tras estrellarse con la lamentable Prometheus y la, imagino, no menos lamentable The Counselour, vuelve al cine histórico que tan bien le ha funcionado en los últimos tiempos -por algo cada estreno de este tipo con Scott a los mandos se anuncia como 'del director de Gladiator'-, ahora con un remake de Los 10 mandamientos rodado en España, con Batman, digo Christian Bale como Moisés... y Ben Kingsley por ahí, faltaría más. Cierta pereza, pero el último tráiler es brutal.

Otro primer espada que vuelve este fin de semana es Woody Allen, que retorna a los años 20 para contarnos en Magia a la luz de la luna cómo un famoso mago trata de desenmascarar a una médium. Ellos son Colin Firth y Emma Stone, que une a su belleza una extraordinaria vis cómica, a lo que sumamos un aspecto visual delicioso para lo que puede ser una nueva joya del director neoyorquino.

Cerramos triplete con el film que parte en peores condiciones a la hora de competir con estos dos rivales, pero que tiene ingredientes suficientes como para estar por encima de ambos, y que resulta mi elección de la semana: La última aventura de Robin Hood. Olvidaos de arcos y flechas, porque lo que nos cuenta esta película es la época de decadencia del actor que mejor ha encarnado al famoso personaje, Errol Flynn, y concretamente su romance verídico con una aspirante a actriz menor de edad, que obviamente acabó en escándalo. Kevin Kline tiene de nuevo un papel para mostrar todo su talento, con Dakota Fanning como la menor y Susan Sarandon como la madre de esta, que estaba al tanto de todo. Puede ser la revelación de la semana.


sábado, 29 de noviembre de 2014

El estreno: Lo que se encuentra en la basura...


Tras la llegada de la nueva entrega de Los juegos del hambre, la cosa se anima y esta semana tenemos estrenos de lo más variopintos y sugerentes.

Empezamos con la producción nacional, que presenta hasta tres novedades. De menos a más, hablando de las salas en las que se van a estrenar, tenemos la cinta catalana Rastros de sándalo, con María Ripoll dirigiendo a Aina Clotet en una historia que nos llevará a la India. Nada que ver con Fuego, nuevo vehículo de lucimiento para el actor español que más trabaja, o sea, José Coronado, ahora como un expolicía que tiene que lidiar con las secuelas de la muerte de su esposa en un atentado en el que también perdió las piernas su hija.

Pero el estreno español de la semana es la nueva aventura cinematográfica de Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo, donde Javier Fesser vuelve a la dirección, pero ahora como cinta de animación. Su gran competidora será Los pingüinos de Madagascar, con los populares personajes debutando en su propio film. Y es que se acercan las Navidades y con ellas los estrenos infantiles.

Iniciaos recorrido por el cine europeo con la francesa Paris-Manhattan, comedia romántica sobre una joven obsesionada con Woody Allen... que también aparece en el film. De Austria nos llega la cinta de época Amour Fou, de Austria el último trabajo del francés Jean-Luc Godard, Adiós al lenguaje, y de Reino Unido el regreso a la dirección de Terry Gilliam con The Zero Theorem, acompañado por Matt Damon, Christoph Waltz y Tilda Swinton, entre otros.

Y de los USA, poca cosa, quitando los pingüinos: la comedia negra independiente Juegos sucios, y la romántica Lecciones de amor, con Juliette Binoche y Clive Owen. Aquí, el título original, Words and pictures (Palabras e imágenes), hace referencia a la competición que se establece entre ambos, profesores de arte e inglés, para ver que importa más, si las imágenes o las palabras.

Pero nos quedamos con Trash, subtitulada aquí Ladrones de esperanza, en lugar de traducirla directamente como Basura. Nuevo trabajo de Stephen Daldry, director de Billy Elliot, como reza la campaña publicitaria, pero también de Las horas, El lector y Tan cerca, tan fuerte, lo que ya justifica su elección como película de la semana.

Esta vez Daldry viene acompañado por Martin Sheen y Rooney Mara, pero sobre todo por un trío de jóvenes brasileños sin experiencia como actores, para dar vida a tres niños que se dedican a rebuscar entre las basuras de las favelas de Río... hasta que encuentran una misteriosa cartera que todos quieren. Os dejo con uno de los mejores tráilers de la temporada:

sábado, 22 de noviembre de 2014

El estreno: Recta final para 'Los juegos del hambre'


Llega otro de los grandes estrenos de la temporada, pero vamos con la competencia que encontrará en las salas.

La comedia fantástica de terror John muere al final (buen título, ¿verdad?), del veterano realizador Don Coscarelli, es la única alternativa que nos llega de los USA, mientras el cine francés nos trae la romántica El tiempo de los amantes, con Gabriel Byrne y Emmanuelle Devos, y el británico Ken Loach sigue fiel a su cine comprometido con Jimmy's Hall.

Y el cine español estrena hasta tres cintas, de esas que llegan sin promoción y destinadas a ver vacías sus salas. La que más puede escapar a este destino es la comedia Dos a la carta, con los televisivos Adrià Collado y Carolina Bang capitaneando un variopinto reparto en el que caben desde Sergi López a Melanie Olivares o Miqui Puig. También tenemos el drama histórico catalán Born, ambientado en el barrio barcelonés del Bornet en el siglo XVIII, y la muy teatral Thomas vive, donde un grupo de actores ensayan una representación sobre Tomás Moro.

Pero el estreno de la semana es, obviamente, la tercera entrega de Los juegos del hambre, Sinsajo, cuyo inconveniente es que, como ya es tradición en Hollywood, el último libro de la saga se divide en dos películas para estirar el negocio, con lo que podemos estar ante la peor entrega de la serie, en lugar de ante la mejor. Y es que parece que llega el momento de la verdad, la guerra contra el Capitolio, con Katniss liderando a los rebeldes... o no. Para el inicio del fin, de nuevo bajo la dirección de Francis Lawrence, siguen los habituales Jennifer Lawrence, Woody Harrelson o Philip Seymour Hoffman, que falleció durante el rodaje de la siguiente entrega, y tenemos nuevas incorporaciones como Julianne Moore y Natalie Dormer. Que comiencen los juegos definitivos.

sábado, 15 de noviembre de 2014

El estreno: Pablo Escobar según Del Toro


Toca semana de relleno, entre Interstellar y la tercera entrega de Los juegos del hambre, pero aún así, encontramos algunos estrenos de interés.

No es el caso de la comedia Dos tontos todavía muy tontos, con la que los hermanos Farrelly tratan de recuperar -¡20 años después de la primera entrega!- el éxito perdido, de nuevo acompañados por un Jim Carrey también en horas bajas y un Jeff Daniels que deja por un momento The newsroom.

Tampoco tiene muy buena pinta La ignorancia de la sangre, cuya falta de publicidad también deja claro que hubo tiempos mejores para su director, Manuel Gómez Pereira, que en su momento parecía que iba a comerse el mundo. Aquí adapta una de las novelas protagonizadas por Javier Falcón con Sevilla como escenario, poco tiempo después de que el personaje fuese llevado a la pequeña pantalla en una producción de lujo con intérprete extranjero. Aquí asume el papel Juan Diego Botto, bien acompañado por Paz Vega y Alberto San Juan.

Me temo que pasará tan desapércibida como el último estreno español Matar al mensajero, sobre el periodista que destapó la complicidad de la CIA con narcotraficantes para armar a la contra nicaragüense. Jeremy Renner destaca como protagonista, junto a secundarios de lujo como Ray Liotta, Michael Sheen o Barry Pepper.

Y siguiendo con los thrillers, nos llega La conspiración de noviembre (curiosa traducción del original The november man), con Pierce Brosnan buscando nueva saga de acción. A los mandos, el eficiente Roger Donaldson, y como chica 'november', Olga Kurylenko.

Entre lo más interesante, Orígenes gran trifunfadora del festival de Sitges, con Michael Pitt como un científico que hará un descubrimiento extraordinario sobre la relación entre el iris y... la reencarnación?

Y nos quedamos finalmente con Escobar: Paraíso perdido, otra curiosa propuesta en la que Josh Hutcherson, el Peeta de Los juegos del hambre, cree encontrar el paraíso en Colombia y al amor de su vida, hasta que esta le presenta a su tío... el narcotraficante Pablo Escobar. No tengo muy claro si la cosa va de comedia romántica o drama de denuncia, pero tenemos a Benicio del Toro como Escobar, y eso vale la entrada.

sábado, 8 de noviembre de 2014

El estreno: Matthew McConaughey se va al espacio


Esta semana tenemos muchos estrenos, pero en realidad solo hay uno. Lo dejamos para luego, y empezamos con la producción nacional, que nos trae la cinta de animación Dixie y la revolución zombi, Blue Lips, donde seis personas de diversas ciudades coinciden en los Sanfermines, y la curiosa Justicia, realizada por un grupo de parados, en la que dos desempleados se dedican a raptar políticos corruptos para hacerles confesar sus crímenes. Un film que además es el último trabajo de Álex Ángulo.

De los USA nos llegan la comedia Alexander y el día terrible, horrible, espantoso, horroroso, con Steve Carell y Jennifer Garner, la cinta de terror El estigma del mal, con una vuelta de tuerca a las posesiones demoníacas ya que aquí la acción se desencadena a raíz de un experimento escolar, y El amor es extraño, donde John Lithgow y Alfred Molina encarnan a una veterana pareja de homosexuales que tras muchos años de vida en común ven cómo la decisión de casarse les trae múltiples problemas.

No falta la película francesa de cada semana, esta vez más francesa que nunca, French women, una comedia con once mujeres, interpretadas por Isabelle Adjani, Vanessa Paradis o Laetitia Casta. También tenemos la mexicana Espacio interior sobre un hombre secuestrado, y la croata Los niños del cura, que no es ningún drama sobre la pederastia sino una comedia en la que un cura se alía con el farmacéutico del pueblo para aumentar la natalidad a base perforar condones...

Pero como dije, tenemos uno de los estrenos del año, Interstellar, primer film de Christopher Nolan tras completar su trilogía sobre Batman, así que supongo que le esperan con cuchillos afilados. El director norteamericano sigue tan ambicioso como siempre: tres horas de metraje, reparto estelar encabezado -quien lo hubiera dicho hace un año- por el mejor actor del momento, Matthew McConaughey, junto a Anne Hathaway, Michael Caine, Jessica Chastain y un largo etcétera que incluye a Matt Damon, Ellen Burstyn o Casey Affleck (amén de John Ligthow haciendo doblete esta semana). Y todo ello para narrarnos la próxima gran epopeya del ser humano: los viajes interestelares.

Si en Sunshine, la última epopeya especial cinematográfica -con perdón de Gravity-, a cargo del británico Danny Boyle, una nave era enviada a detonar una bomba en el Sol, dado que este se estaba apagando y con él la vida en la Tierra, aquí parece ser que también se nos acaba el tiempo y la solución es buscar otros planetas habitables... en otros sistemas solares a los que solo se puede llegar a través de agujeros de gusano. La era interestelar llega de la mano de Nolan y McConaughey. ¿Os atrevéis a acompañarles?

sábado, 1 de noviembre de 2014

El estreno: Y en Halloween, el final de Rec


Mucho Halloween, pero no tenemos un fin de semana para tirar cohetes, cinematográficamente hablando. 

De los USA nos llega Los Boxtrolls, la inevitable cinta de animación para estas fechas, además de Caminando entre las tumbas, el último vehículo de lucimiento para Liam Neeson como héroe de acción, y Serena, trabajo que vuelve a reunir a Jennifer Lawrence y Bradley Cooper. El film está ambientado en los años 20 y tiene todos los ingredientes para ser un éxito... pero ha tardado bastante más de lo normal en estrenarse. Y no nos olvidamos de Blue Ruin, cinta independiente en la que un joven emprende una extraña venganza.

De Gran Bretaña tenemos Filth El Sucio, con James McAvoy acaparando protagonismo en un policíaco con toques de comedia, y el cine argentino nos trae La reconstrucción, drama protagonizado y coescrito por Diego Peretti.

Pero en un fin de semana de Halloween, nos quedamos con el único gran estreno español, la cuarta, y al parecer última, entrega de la saga Rec, Rec 4: Apocalipsis. Reconozco que solo he visto la película inaugural, que a mi parecer solo era la mitad de una película que se completaba con la siguiente entrega, habida cuenta de su escasa hora y cuarto. Estamos, al igual que ocurre con Torrente, con una saga cuyo éxito ha sobrepasado con creces lo que daban de sí las películas, con todos sus aciertos y errores. Y ahora llega Jaume Balagueró para cerrar este capítulo de su filmografía, acompañado de nuevo por Manuela Velasco y retomando la historia al final de la segunda entrega tras el paréntesis de Rec 3: Génesis. Así que, llegó la hora de decir adiós a los zombis...

sábado, 25 de octubre de 2014

El estreno: Paco de Lucía, una guitarra de leyenda


Listado interminable el de los estrenos de este fin de semana, con apenas novedades realmente llamativas, pero sí un buen número de propuestas para contentar a todo tipo de públicos. Así que no perdamos el tiempo.

De los USA nos llegan hasta cinco novedades, empezando por otra comedia gamberra de polis, Vamos de polis, esta vez con uno de los hermanos Wayans. También nos llega la cinta de acción The Prince, con tres estrellas en horas bajas: Bruce Willis, John Cusack y Jason Patric. Más interesantes parecen El chico del millón de dólares con Jon Hamm tratando de escapar de la sombra de Mad Men como buscador de talentos del béisbol, o un nuevo Drácula que recurre a la épica. 

Pero el estreno USA con mejor pinta es El juez, duelo actoral entre Robert Duvall y Robert Downey Jr., como un juez y un abogado, padre e hijo, con muy mala relación, y ahora el hijo defendiendo al padre de una acusación de asesinato. Billy Bob Thornton completa el trío de intérpretes como el fiscal, y resulta más que interesante que el primer tráiler diese la impresión de que esto era una comedia, y en el siguiente han reforzado la parte dramático. Probablemente oscarizable en época de vacas flacas, recuerda al Hollywood clásico.

Nos vamos a Francia, que nos trae a tres estrellas: Isabelle Huppert, en el thriller con toques de comedia Tip Top; Ludivine Sagnier en la comedia romántica El amor está en el aire, y Marion Cotillard, que se pone a las órdenes de los hermanos Dardenne en Dos días, una noche, otra de las cintas más interesantes del fin de semana, en la que una mujer tiene un fin de semana para convencer a sus compañeros de trabajo de que renuncien a sus primas para que ella no sea despedida.

De recortes va también la británica Still Life, cuyo protagonista, en la línea de El turista accidental, vive exclusivamente para su trabajo, buscar a familiares de quienes mueren solos, hasta que le anuncian su despido. Y de Dinamarca nos llega Cuando despierta la bestia, curiosa traducción del original When animals dream (Cuando los animales sueñan), que tras su paso por el festival de Sitges nos presenta una historia en la línea de Déjame entrar, con una joven que empieza a experimentar ciertas transformaciones.

Y mientras Torrente 5 reina en la taquilla, las únicas novedades españolas son dos documentales: A cielo abierto, donde Mariana Otero nos presenta un centro especializado en niños que sufren discapacidades mentales...

...y el estreno de la semana, Paco de Lucía: La búsqueda, donde su propio hijo, Francisco Sánchez, repasa la vida del gran guitarrista tomando como excusa una gira europea de once días en junio del 2012. Una oportunidad única para conocer mejor a un artista irrepetible.


sábado, 18 de octubre de 2014

El estreno: ¿Poner la otra mejilla? Va a ser que no...


Nos llega un fin de semana con propuestas cinematográficas más que interesantes, y no lo digo por el reboot de las Jóvenes Tortugas Ninja Mutantes (o algo así, creo recordar), que ahora se han quedado en Ninja Turtles por simplificar...

La semana viene marcada por la resaca del festival de San Sebastián. Nos llega la gran triunfadora, Magical Girl, segundo trabajo tras las cámaras de Carlos Vermut tras Diamond Flash, que nos propone un original film noir en Madrid, con Luis Bermejo como un padre dispuesto a todo para que su hija enferma tenga el vestido de la magical girl de su serie japonesa favorita. Y en su camino se encontrará con un peculiar profesor encarnado por José Sacristán y una joven con desórdenes mentales a quien da vida Bárbara Lennie.

También  del festival donostiarra nos llega Lasa y Zabala, cuyo título es bastante revelador, recuperando la historia de los dos jóvenes asesinados por el GAL, con Unax Ugalde como cara más reconocible.

De Australia nos llega El viaje de tu vida, con Mia Wasikowska y la historia real de una joven que cruzó 2.000 millas por el desierto australiano hasta el Océano Índico, acompañada por su perro y 4 camellos.

Y junto a las tortugas, el otro blockbuster que nos llega de Hollywood es The Equalizer, recuperando una antigua serie inglesa de la que me reconozco muy fan, y que me temo habrán cambiado por completo. En el original, un ex agente de los servicios de espionaje británicos, el equivalente a la CIA, muy desencantado, decide ir por libre, y como El equipo A, ofrece sus servicios a través de la prensa. El veterano Edward Woodward asumía magistralmente el rol principal, que aquí, finalmente, le ha tocado a Denzel Washington, listo para repartir tortas... Menos mal que la justificación es proteger a una joven prostituta encarnada por Chlöe Grace Moretz a lo Taxi Driver. Eso sí, tenemos la garantía de que de la dirección se encarga Antoine Fuqua, quien ya trabajara -y le diera de paso un Oscar- con Washington en Training day (2001).

Más por nostalgia que otra cosa, The Equalizar hubiera sido el estreno de la semana, pero, y también después de presentarse en San Sebastián, nos llegan los Relatos Salvajes del argentino Damián Szifrón, seis historias cortas con muy mala leche y actores de la talla de Ricardo Darín, Darío Grandinetti o Leonardo Sbaraglia. Con el tráiler hay suficiente... (Ah, la fiesta la paga Almodóvar).

sábado, 11 de octubre de 2014

El estreno: Fincher vuelve con el misterio del año


Aluvión de estrenos en este fin de semana festivo, aunque no ha sido nada difícil elegir la película de la semana. Desde luego no será por falta de variedad: desde la peli musical de los One Direction, Where we are, a la cinta de terror Annabelle, que nos propone la versión femenina de Chucky, pasando por comedias como la norteamericana Así nos va, con Michael Douglas y Diane Keaton en otro romance otoñal, o la francesa Babysitting, con un joven ejecutivo metido a niñero.

De Italia nos llega Blanca como la nieve, roja como la sangre, en la línea romántica para adolescentes tipo Federico Moccia; el cine español nos presenta Dioses y perros, con los televisivos Hugo Silva y Megan Montaner en una historia que recuerda a Azuloscurocasinegro, y de Gran Bretaña nos llega Mi vida ahora, con Saoirse Ronan en una aventura en la línea Los juegos del hambre, con una joven norteamericana de vacaciones en el campo inglés cuando estalla una guerra nuclear.

Pero esta semana nos llega una de las películas más esperadas de los últimos meses, Perdida, en la que David Fincher vuelve con una de esas historias de intriga que han marcado su carrera y que puede levantar la de Ben Affleck como actor (tras la cámara ha estado mucho más inspirado últimamente) y convertir en estrella a Rosamund Pike, esa chica de la que nadie se acuerda y eso que fue chica Bond. Lo bueno es que se trata de la adaptación de una novela de Gillian Flynn, que también firma el guión, y de la que hablan maravillas. Recordemos: Affleck interpreta a un hombre cuya mujer desaparece, y pronto todo apunta a que él la mató, montándose el habitual circo mediático. Pero dicen que el libro está cargado de giros y sorpresas, de las que no conviene avanzar nada en absoluto. Veremos...

Por cierto, os dejo el primer tráiler, con la maravillosa canción de Elvis Costello de fondo y sin diálogos, mucho más sugerente que los que han venido después explicando demasiado.

viernes, 3 de octubre de 2014

El estreno: Y Eleanor Rigby se fue


Pues no, Torrente 5 no es la única opción para ir al cine este fin de semana. Aún reconociéndole sus virtudes, que alguna tiene, nunca ha sido una saga que me haya interesado demasiado, y de la que solo he visto en pantalla grande su primera entrega. Así que vamos con las alternativas.

Empezamos con Los tontos y los estúpidos, la otra comedia española del fin de semana, cuyo reparto encabeza Roberto Álamo. La comedia es sin duda la reina de este inicio de octubre, y ahí tenemos la cinta gala El amor está en el aire, con Ludivigne Sagnier, o la norteamericana Ahí os quedáis, con Tina Fey y Jason Bateman, que promete unas risas con toda una familia encerrada en casa tras la muerte del patriarca.

Pero no todo es comedia. También tenemos el drama La buena mentira, con Reese Witherspoon tratando de relanzar su carrera con un film sobre la inmigración y los 'niños perdidos del Sudán', y una original propuesta, La mecánica del corazón, en la que el autor de la popular novela, Mathias Malzieu, se une a Stéphane Berla para convertirla en una película de animación con la misma estética que las preciosas portadas de sus obras.

Y finalmente, La desaparición de Eleanor Rigby, la ganadora de la semana con ese título que hace referencia al personaje de una canción de los Beatles para contarnos la historia de una pareja encarnada por Jessica Chastain y James McAvoy, ambos en plena forma. Ya sabéis, no todo es Torrente.

sábado, 27 de septiembre de 2014

El estreno: 'True detective' a la española.


Dos películas centran todo el interés este fin de semana, en el que también tenemos lo último del casi siempre interesante Lasse Hallström, Un viaje de diez metros, con Helen Mirren en una historia culinaria donde se encuentran las culturas india y francesa, y Operasiones espesiales, comedia desmadrada española que parece querer aprovechar el próximo estreno de la última de Torrente.

El primer gran estreno de la semana es La entrega, traducción exacta del título original, a priori de lo más interesante que nos ha llegado de Hollywood en las últimas semanas, con uno de los últimos papeles del fallecido James Gandolfini. El mítico protagonista de Los Soprano acompaña aquí a Noomi Rapace y a Tom Hardy, auténtico protagonista de este film de serie negra, veremos si simplemente correcto o algo más.

Y en esa línea se mueve también el estreno ganador, La isla mínima, cuya ausencia de la precandidatura a los Oscar se antoja poco menos que inexplicable, dado el escaso peso de las dos competidoras con la finalmente elegida Vivir es fácil con los ojos cerrados: 10.000 metros y El niño, esta última, impecablemente dirigida e interpretada, pero sin un guión que le permitiera dar más de sí.

Después de la exitosa Grupo 7, Alberto Rodríguez afronta tal vez su película más ambiciosa, un thriller cuyo argumento guarda gran parentesco con la televisiva True detective, con dos detectives que tratan de resolver la desaparición de dos adolescentes en un pueblo perdido en las marismas del Guadalquivir, al parecer protagonistas absolutas del film, todo ello ambientado en los 80, en plena transición.

Y si True detective ha revitalizado las carreras de Matthew McConaughey y Woody Harrelson, aquí habrá que ver si ha sido un acierto la elección de Raúl Arévalo y Javier Gutiérrez, más habituales en papeles de comedia, para los dos protagonistas. Tras la decepción de El niño, con pies de plomo...

viernes, 19 de septiembre de 2014

El estreno: Cage vuelve... a actuar


Este fin de semana tenemos una auténtica lluvia de estrenos, aunque ninguna destaca de una manera especial, dado que todos se sitúan en esa segunda o tercera fila. Pero rebuscando siempre se encuentra algo...

De los USA nos llegan dos aspirantes a blockbuster sin aspavientos. Por un lado, El corredor del laberinto, que puede ser la perfecta combinación entre Cube y Los juegos del hambre, con esos jovencitos que se despiertan dentro de un laberinto sin saber cómo han llegado allí. Por otro, Si decido quedarme, melodrama romanticón para adolescentes, el tercero en lo que llevamos de verano, esta vez con la jovencísima Chloe Grace Moretz en, de lejos, el film más insulso que haya interpretado. Y completamos las novedades yanquis con When the game stands tall, que ni la han traducido por las pocas salas en las que supongo que se estrenará, con James Caviezel con la clásica historia de un entrenador que cogió a un equipo de rugby de medio pelo y lo convirtió en ganador.

Nos dejábamos el que podría haber sido el estreno de la semana, Así en la tierra como en el infierno (traducción bastante esclarecedora de la más ambigua As above, so below, cinta norteamericana con escenario parisino, que recuerda a la reciente cinta española La cueva, pero que llega mucho más promocionada. Tan claustrofóbica como aquella, utiliza el estilo de El proyecto de la bruja de Blair para mostrarnos las andanzas de un grupo de jóvenes arqueólogos en las catacumbas de París, que al parecer acaban encontrando... la puerta del infierno.

De los vecinos de los norteamericanos, Canadá, nos llega La gran seducción, que en absoluto es un film romántico sino que cuenta los esfuerzos de un pueblecito por 'seducir' a un joven doctor que va a pasar allí un mes para garantizar la instalación de una fábrica que dé trabajo a sus habitantes. Con Brendan Gleeson y Taylor Kitsch.

Toca gira europea, empezando por nuestro país, que estrena El amor no es lo que era, drama romántico en torno a varias parejas, con Aida Folch, Alberto San Juan, Blanca Romero y el ya imprescindible José Coronado, lo que hace un Goya. Nos vamos a Francia, con Yves Saint Laurent, la biografía del mítico modisto, y a Reino Unido con la cinta musical God help the girl, en la que Hannah Murray, conocida por Juego de Tronos, ayudará a Emily Browning a romper la maldición que la acompaña en la taquilla en cada una de sus películas.

Pero este fin de semana le damos una oportunidad a Nicolas Cage, en un film en el que, en principio, no le vamos a ver repartiendo, pues lo que suele repartir. Joe es cine USA independiente, con Cage como un expresidiario que trabaja en una industria maderera de Texas y se gasta la paga en alcohol. Hasta que llega un joven de 15 años buscando trabajo y le presenta una oportunidad para redimirse. El chaval, Tye Sheridan, hasta fue premiado como joven intérprete en Venecia. Habrá que ver si Cage está a la altura, y si no se le ha olvidado cómo actuar.


viernes, 12 de septiembre de 2014

El estreno: La última lección de Seymour Hoffman


Llega una de las semanas más atractivas en cuanto a estrenos de los últimos tiempos, tal vez sin ningún bombazo pero sí con cuatro films más que interesantes... y otros cuatro que no lo son tanto. Empezando por estos últimos, tenemos la comedia norteamericana Les doy un año, con Rose Byrne y Rafe Spall, y otra comedia de tono más dramático, Ojalá estuviera aquí, con Kate Hudson y Zach Braff , el doctor de Scru bs, que también dirige y coguioniza. De Francia nos llega el policíaco Mea culpa, que huele a nuevo recital interpretativo de Vincent Lindon, y el estreno español es Tres mentiras, nueva vuelta de tuerca a los casos de niños robados, con Nora Navas como protagonista.

Y con este último título entramos en la parte más sugerente de la cartelera, empezando por la otra cinta francesa de la semana, Antes del frío invierno, donde mi actor francés favorito, Daniel Auteuil, y la británica Kristin Scott Thomas interpretan a una pareja aparentemente perfecta que comienza a resquebrajarse cuando empiezan a recibir ramos de flores anónimos.

También pinta muy bien Betibú, nueva muestra del cine policíaco argentino que tan buenas muestras nos ha dado últimamente, de Tesis de un homicidio a Todos tenemos un plan pasando por la magistral El secreto de sus ojos. Mercedes Morán interpreta a la Betibú del título, el seudónimo de una periodista y escritora en plena depresión, a la que su jefe, José Coronado -me veo venir que en una minúscula interpretación, pero muy publicitada-, repesca para acabar tratando de esclarecer un asesinato con la complicidad del ex redactor de sucesos, Daniel Fanego, y su joven sustituto, Alberto Ammann.

Y la película de la semana podría haber sido, perfectamente, Boyhood, tremendo proyecto de Richard Linklater, que condensa en dos horas y media de cine la vida de un joven desde los 6 hasta los 18 años, rodada durante 39 días distribuidos en 12 años... mientras todos los actores crecían. En Berlín se llevó el premio al mejor director y seguramente estamos ante una de las películas del año o más aún, pero...

... pero el premio gordo es para El hombre más buscado, una de las películas que dejó acabadas antes de fallecer Philip Seymour Hoffman, y que aquí parece que vuelve a dar una lección magistral. El director de The American, Anton Corbijn, adapta a John Le Carré, y todo apunta a que podemos estar ante una nueva obra mayúscula, como El jardinero fiel y El topo, aunque eso son palabras mayores. El tráiler tiene una pinta estupenda (el de abajo, no el de tv), aunque me recuerda mucho a la televisiva Homeland, y junto a Hoffman tenemos nada menos que a Willem Dafoe, Robin Wright, Rachel McAdams e incluso Daniel Brühl.

viernes, 5 de septiembre de 2014

El estreno: Eastwood y los Four Seasons


Y esta semana vuelve uno de los grandes. Pero antes de llegar ahí, también tenemos la nueva versión en 3D de la Abeja Maya -¿por qué no podrán dejar en paz nuestros mitos de infancia?-, a Eric Bana en el último exorcismo cinematográfico, Líbranos del mal, y a The Rock haciendo poco menos que el ridículo -véase el tráiler... y esa peluca de león- en la enésima adaptación de las aventuras de Hércules y la segunda, desastrosas ambas, que nos han llegado de Hollywood este año.

Mas interesantes resultan la cinta colombiana Ciudad Delirio, comedia romántica dirigida por nuestra Chus Gutiérrez, o el film francés El amor es un crimen perfecto, con Mathieu Amalric como un profesor experto en seducir a alumnas, que ahora resulta sospechoso de la desaparición de una de ellas.

Pero el estreno de la semana es lo último de un maestro, Clint Eastwood, aunque en los últimos tiempos en horas bajas, léase entre comillas. Aunque no tanto. Desde la magnífica Invictus no he vuelto a ver una película suya en pantalla grande. Acerté con Hereafter, tal vez su peor trabajo tras las cámaras, sin pies ni cabeza, y sigo teniendo pendiente J. Edgar, con Dicaprio

Ahora Eastwood vuelve y lo hace con un musical, aunque no es el viejo proyecto de volver a adaptar Ha nacido una estrella... con Beyoncé como protagonista. Al final, en Jersey Boys se ha decantado por la biografía del grupo de Frankie Valli, los Four Seasons, que tal vez no os suenen, pero sí debería hacerlo uno de sus más famosos temas, Can't take my eyes off you. A priori no parece un argumento muy atrayente, pero el tráiler deja claro que estamos ante uno de los films del año.

Dada la relación de Valli con la mafia allá por los 60, parece que Scorsese hubiera sido el director más idóneo, pero Eastwood rueda el cine clásico como nadie. Eso sí, habrá que ver si funciona su apuesta por que la historia la cuenten sus protagonistas, mirando a cámara cada dos por tres. Protagonistas interpretados por desconocidos, con el gran Christopher Walken como rostro más identificable.

sábado, 30 de agosto de 2014

El estreno: Monzón y su 'Niño'


Semana de lo más variopinta en cuanto a estrenos, y con ganador español. Pero empezamos por los USA, bien flojitos, con la secuela de animación Las nuevas aventuras de Caperucita Roja y la muy publicitada cinta de acción En el ojo de la tormenta

También se han emitido muchos spots en televisión de Amigos de más, film canadiense en el que Harry Potter, digo Daniel Radcliffe, se pasa a la comedia romántica, género que también nos trae esta semana, en su vertiente más madura, la argentina El misterio de la felicidad, con Guillermo Francella e Inés Estévez.

Encontramos también dos de las propuestas más curiosas y originales de la temporada. Por un lado, la francesa El secuestro de Michel Houellebecq, con el conocido escritor como protagonista absoluto, y la israelí El Congreso, con Robin Wright interpretándose a sí misma y cediendo su imagen para convertirse en actriz virtual, en una cinta que puede avanzar hacia dónde evolucionará el cine.

Pero la película de la semana es sin duda el estreno español del verano, y casi único, El niño, mega hiper publicitada -creo que la han financiado todas las televisiones de España-, que supone el esperado nuevo trabajo de Daniel Monzón tras las cámaras después de Celda 211. De nuevo acompañado en los principales papeles por Luis Tosar y el debutante Jesús Castro, junto a secundarios de lujo como Eduard Fernández o Ian McShane, para narrarnos la historia medio real medio ficticia de El Nene, el mayor traficante de drogas en el Estrecho de Gibraltar, cuya familia denunció curiosamente hace poco su muerte. Promete acción trepidante de impecable factura, aunque las similitudes con la serie El Príncipe echan un poco para atrás.

sábado, 23 de agosto de 2014

El estreno: Besson pone el turbo a la Viuda Negra


Y esta semana sí se cumple lo previsto. El blockbuster manda, pero a eso llegaremos después. Sin estreno español, a la espera del desembarco de El niño, los USA mandan con tres estrenos, los menos interesantes del fin de semana: Infiltrados en la universidad, secuela de la comedia gamberra Infiltrados en clase con Channing Tatum y Jonah Hill; la cinta de animación Operación cacahuete y el film de baile de título impronunciable Step Up: All in. Debe ser la semana más floja que nos llega vía Hollywood en años...

Por suerte tenemos Locke, una buena muestra de thriller británico, con guión y dirección de Steven Knight, autor de libretos como el de Promesas del este, y con protagonismo absoluto para Tom Hardy, en un curioso experimento visual, ya que, si no me equivoco, toda la acción transcurre en el interior de un coche.

Y de Francia dos nuevas propuestas, la comedia romántica En un patio de París, con Catherine Deneuve, ...

y el estreno de la semana, Lucy, con el regreso del cineasta más listo -comercialmente hablando- del viejo continente, Luc Besson, esta vez con producción francesa y protagonistas made in USA, Morgan Freeman, y sobre todo Scarlett Johansson, en su film de acción más directo, esta vez sin el uniforme de la Viuda Negra. Pero el gancho es que su personaje, obligado a hacer de mula para contrabando de droga, se ve afectada por la sustancia que transporta y empieza a desarrollar su mente. Dicen los expertos que apenas utilizamos el 15% de nuestra capacidad, así que esperad a ver el tráiler...

sábado, 16 de agosto de 2014

El estreno: Sir Michael Caine y una joven de París


Pues esta parecía que iba a ser la semana de Guardianes de la galaxia... pero no.

Y esta semana vamos por parejas. De los USA nos llegan dos blockbusters, lo nunca visto: la tercera entrega de Los Mercenarios de Stallone, con las incorporaciones de Harrison Ford, Mel Gibson, Wesley Snipes y Antonio Banderas, y la esperadísima y multipublicitada Guardianes de la Galaxia, EL blockbuster del verano, con el permiso de El amanecer del planeta de los simios. Marvel está haciendo muy bien las cosas en la gran pantalla, y con esta desenfadada comedia de acción espacial amplía su universo cinematográfico... y sale un mapache con pistola, ¿qué más queréis?

Otros dos estrenos nos llegan con sello francés: la comedia romántica Gabrielle, cuya protagonista padece el Síndrome de Williams, y el thriller The last diamond (estos franceses a veces...), con Yvan Attal y la protagonista de The Artist, Bérénice Bejo.

La última pareja de films no compare procedencia sino temática. Bien podría haber sido el estreno de la semana, al igual que los Guardianes, Una cita para el verano, una de las cintas póstumas que nos dejó Philip Seymour Hoffman, y que aquí también dirige esta comedia romántica.

Y también tenemos amor en Mi amigo Mr. Morgan, lamentable traducción del original Mr. Morgan Last Love (El último amor de Mr. Morgan), cinta alemana con guión y dirección de Sandra Nettelbeck, la directora de Deliciosa Martha (2001), adaptando la novela de Françoise Dorner y donde encontramos a Michael Caine dando vida a un terco y anciano viudo norteamericano que vive en París y a quien contagiará su optimismo la joven Pauline, encarnada por Clémence Poésy, la Fleur Delacour de Harry Potter. En fin, Michael Caine es Michael Caine, y aquí puede lucirse, y encima tenemos como secundaria a Gillian Anderson, que en los últimos años ha dejado más que atrás el sambenito de 'la Scully de Expediente X'.

miércoles, 13 de agosto de 2014

Adiós a Lauren Bacall, la gran dama de Hollywood


No hay manera de que los astros de Hollywood abandonen este mundo de uno en uno. Apenas habíamos empezado a llorar a Robin Williams y hoy nos deja Lauren Bacall, la última gran dama del séptimo arte. Con ella se apaga un poco más la luz del Hollywood más brillante y glamuroso, y es que la Bacall era uno de esos mitos que el cine da muy de vez en cuando, o que tal vez solo dio en su época dorada. Aunque para mí, lo mejor es cómo supo sobrevivir a su propia leyenda.

Proveniente del mundo de la moda como tantas otras actrices, su debut en la gran pantalla es de los que quedan para siempre. Rondaba los 20 y se convirtió en la protagonista de Tener y no tener (1944), aquella especie de copia de Casablanca (1942) basada en un relato de Hemingway donde no solo deslumbró al director, Howard Hawks, ganándose un protagonismo que no existía en el guión original, y al público, sino a su compañero de reparto, Humphrey Bogart, rendido ante el irresistible encanto de aquella chiquilla que le enseñó a silbar.

Sus inicios cinematográficos estarían muy ligados a quien se convertiría en su marido, y que luego la dejaría como la gran viuda de Hollywood, suficiente para permanecer en la historia del séptimo arte, y eso que durante una década estaría casada con el también actor Jason Robards. A aquel primer film, mítico pero irregular, le sucederían dos obras maestras, El sueño eterno (1946) y Cayo Largo (1948), y la menos lograda La senda tenebrosa (1947), donde ambos intérpretes darían muestra de su extraordinaria química en pantalla.

Bacall daría el salto al color con la comedia Cómo casarse con un millonario (1953), y como los grandes se mantendría en la brecha hasta el final, dando paso a una segunda etapa, en la que sin su juvenil belleza, supo mantener una extraordinaria elegancia y llevar los años como pocas estrellas de su categoría lo han hecho, mostrándose siempre como la gran dama que fue.

Así aparecía ya en El último pistolero (1976), la gran despedida de John Wayne, aunque tendría que esperar a 1996 para recibir su única nominación a los Oscar, siempre tan ciegos, a la mejor actriz secundaria por el film de Barbra Streisand El amor tiene dos caras. Por supuesto no se lo dieron, ultraje que no repararían hasta 2009, cuando le dieron un Oscar honorífico. Antes ya había recibido el premio Donostia en San Sebastián.

En los últimos tiempos tuvo pequeñas apariciones que la seguían mostrando en plena forma a todos los niveles, en películas como Pret a porter (1994), El celo (1999) o Dogville (2003) de Lars von Trier y su secuela Manderlay (2005).

Adiós a la gran dama.


martes, 12 de agosto de 2014

Adiós, Robin Williams; adiós, mi capitán


Hollywood sigue ahondando su leyenda negra. Hace unos pocos años nos dejaba Heath Ledger, hace unos meses Philip Seymour Hoffman y ahora se nos va Robin Williams. Tres actores dotados de un talento inmenso, pero al parecer mejor preparados para dar vida a los personajes más extraordinarios que para lidiar con la vida real.

Un oscar y cinco globos de oro, ahí es nada, avalan la trayectoria de un actor que pudo haber triunfado mucho antes de lo que lo hizo. A punto de cumplir los 30 le llegó su primera gran oportunidad de la mano de uno de los mejores directores norteamericanos, Robert Altman, dando vida nada menos que a Popeye (1980). Pero la cinta fue un fracaso, así que el debut de Williams en la gran pantalla no tuvo el eco esperado. 

Ello no impidió que un par de años después protagonizase La vida según Garp, adaptación de la novela de John Irving, de nuevo a cargo de otro maestro, George Roy Hill, director de Dos y hombres un destino o El golpe. Esta vez, sin embargo, fueron sus compañeros de reparto John Lithgow y Glenn Close quienes se llevaron la nominación a los Oscar como mejores secundarios.

El actor tendría que aguardar cinco años más para alcanzar el estrellato, gracias a su espectacular actuación en Good morning Vietnam (1987), esta vez a las órdenes de Barry Levinson, y que le proporcionaría su primera nominación al Oscar al mejor actor. Tal vez sea el papel más completo de cuantos interpretase a lo largo de su carrera, y la perfecta muestra de lo que Williams era capaz de dar. Y es que el personaje de un locutor de radio durante la guerra de Vietnam era perfecto para que el intérprete exhibiese sus dotes dramáticas, pero sobre todo el bagaje logrado como monologuista y tanto su extraordinaria vis cómica como su capacidad para imitar al todo Hollywood, que también aprovechó cuando le tocó presentar los Oscar.

Ya convertido en actor de éxito, Williams formaría parte de ese reducido grupo de actores encabezado por Tom Hanks, capaces de desenvolverse tan bien en el drama como en la comedia. En este último apartado protagonizaría taquillazos de lo más sonado como Mrs. Doubtfire (1993), Jumanji (1995), Una jaula de grillos (1996), Flubber (1997) o Patch Adams (1998), otra de esas interpretaciones para las que resultaba el actor ideal.

Si la comedia le convirtió en uno de los preferidos del público, el drama le dio el prestigio, empezando por su siguiente gran bombazo tras Good morning Vietnam y uno de sus papeles más recordados, El club de los poetas muertos (1989), a las órdenes de Peter Weir y junto a unos jovencísimos Ethan Hawke y Robert Sean Leonard. Luego sería capaz de codearse con Robert de Niro en la conmovedora Despertares (1990) y seguir cosechando nominaciones con El rey pescador (1991) de Terry Gilliam o El indomable Will Hunting de Gus Van Sant, que en 1997, casi una década después de Good morning Vietnam, le proporcionaba el Oscar al mejor actor secundario.

Ese año también trabajaría a las órdenes de Woody Allen en Deconstruyendo a Harry, y hasta cierto punto cerraría su etapa más gloriosa, en la que también puso voz al Genio del Aladin (1992) de Disney, dio vida a un maduro Peter Pan en el Hook (1991) de Spielberg, a un niño atrapado en el cuerpo de un hombre en Jack (1996) de Coppola y tuvo uno de sus escasos fracasos en taquilla en la delirante Toys (1992), que volvía a reunirle con Barry Levinson. Capaz de dar vida a los personajes más inverosímiles, cerraría los 90 con films como Más allá de los sueños (1998), Jacob el mentiroso (1999) o El hombre bicentenario (1999).

Pero si en los 90 Williams fue uno de los mayores astros del séptimo arte, su estrella se apagó con el cambio de milenio, lo que le obligó a buscar otros papeles para recuperar el éxito perdido, reinventándose sin resultado como psicópata asesino en films como Retratos de una obsesión (2002) o Insomnia (2002), en la que se enfrentaría al detective encarnado por Pacino en la películas más olvidada de Christopher Nolan, justo entre Memento (2000) y su primer Batman.

En los últimos tiempos apenas destacó por sus breves apariciones en la saga Noche en el museo o poniendo voz en films de animación como Robots (2005) o Happy Feet (2006), volviendo el pasado año a la televisión, el medio donde dio sus primeros pasos, con la serie The crazy ones, comedia en la que junto a Sarah Michelle Gellar interpretaban a un padre y una hija que trabajan en el mundo de la publicidad. La serie fue cancelada el pasado mayo, con lo que el actor sufría un nuevo revés.

Tras su muerte, queda el formidable legado de un actor que sobre todo nos hizo emocionarnos, y del que cualquiera que fuese espectador de cine en los 90 guarda un emotivo recuerdo de alguna de sus caracterizaciones, ya fuese como locutor de radio, profesor, científico chiflado, Peter Pan entrado en años o Genio de la lámpara. Se va un actor irrepetible.


sábado, 9 de agosto de 2014

El estreno: Juliette (Binoche) se va a la guerra


Los estrenos de este fin de semana parecen demostrar que Estados Unidos y Europa son bien distintos a la hora de rodar películas... aunque tal vez no tanto. De los USA nos llega uno de los escasos blockbusters de este verano, la ya cuarta entrega de Transformers, donde Michael Bay sigue tras la cámara pero Shia Labeouf deja paso a Mark Wahlberg y Nicola  Peltz es la nueva belleza. Nada nuevo bajo el firmamento.

La otra propuesta norteamericana es Chef, comedia que pinta bastante bien, con el actor y también director de las dos primeras entregas de Iron Man y Cowboys & Aliens, Jon Favreau, en plan hombre orquesta, ya que no solo asume el protagonismo ante las cámaras sino que también escribe, dirige y produce. Junto a él, un buen puñado de amigos que se apuntan a estas aventuras culinarias: Dustin Hoffman, Sofía Vergara, Scarlett Johansson, John Leguizamo y Robert Downey Jr, entre otros.

En cambio, de Europa, y más concretamente de Austria, nos llega la original Shirley: Visions of reality, donde a través de 13 pinturas de Edward Hopper se nos cuenta la historia de una mujer que se enfrente a la realidad de la América de los años 30 a 60.

Más convencional es el estreno de la semana, Mil veces buenas noches, donde Juliette Binoche da vida a una fotógrafa de guerra que se debate entre su profesión y su familia. Junto a ella, encontramos también en el reparto a Nikolaj Coster-Valdau, el Jaime Lannister de Juego de Tronos.

jueves, 7 de agosto de 2014

Más vale tarde... lo mejor del 2013

Vale, lo admito, repasar a estas alturas del 2014 lo mejor del pasado año queda un poco desubicado... pero es lo que hay.  Ya estamos tardando...

CINE

CINE ESPAÑOL: Pues en el 2013 me limité a mantener mi -escasa- cuota anual de cine español, dos películas al año, con la última ganadora de los Goya, la original Blancanieves muda y en blanco y negro, y Los últimos días, buen ejemplo de un cine más comercial y anglosajón, con resultados más que dignos.

CINE USA: Lincoln, infinitamente superior a la estimable pero sobrevalorada Argo, fue de lejos lo mejor de un año en el que Hollywood se volcó más que nunca en el cine de palomitas. Lo que no tengo muy claro es donde encaja El atlas de las nubes, la última y revolucionaria propuesta de los Wachowski, sin duda una de las mejores películas del año, que pasó demasiado desapercibida.

CINE PALOMITERO: Con Peter Jackson como rey indiscutible, gracias a las dos primeras entregas de su estirado pero muy disfrutable El hobbit, el género decepcionó en el periodo estival, donde quedaron muy lejos de sus expectativas títulos tan esperados como el nuevo Superman, World War Z o Elysium. Apenas se salvaron de la quema el segundo Star Trek de Abrams, con su remake inconfeso de La ira de Khan, y la otra gran joya del género que ha dado el 2013: El llanero solitario, tan barroca como llena de aciertos. La otra noche pude revisitar la soberbia Toy Story 3, y el western de Verbinski es como todo el prólogo de la cinta animada, o, para qué engañarnos, como su anterior Rango. Por otra parte, la ciencia ficción ha sido la reina indiscutible del último año, con las más que estimables adaptaciones de El juego de Ender y Los juegos del hambre: En llamas, Gravity –otra sobrevalorada- y Oblivion, con Cruise en plena forma. Y no nos olvidamos del superhéroe del año, Iron Man, aunque su tercera entrega ya apuntara síntomas de cansancio.

EN CASA

CINE ESPAÑOL: Mucho más cine español en la pequeña pantalla, con una de las últimas triunfadoras de los Goya, la cruda Pa negre, como joya absoluta, junto a otra cinta sin delicadezas, Carancho, con Ricardo Darín de nuevo impecable en esta denuncia del sucio negocio que surgió en Argentina alrededor de las víctimas de accidentes de tráfico.

CINE USA: Dos películas destacan entre el cine de Hollywood que he visto este año por la tele: la clásica Robin y Marian, una auténtica delicia con Sean Connery y Audrey Hepburn como las versiones maduras de los míticos personajes, ya en su última aventura, y la más actual El árbol de la vida, con Terrence Malick, Brad Pitt y JessicaChastain mostrándonos el sentido de la vida… aunque ciertos delirios le resten algo de fuerza. También fue el año de George Clooney, magistral como director en la política, y sobre todo periodística Los idus de marzo, y como actor en Los descendientes, nuevo regalo de Alexander Payne, aunque el actor patinase en la fallida The american. Y no me olvido de La sombra del poder, con Russell Crowe comiéndose con patatas a Ben Affleck en el remake de la miniserie de la BBC, también con mucha política y periodismo. Pero si hablamos de comedia, ahí Woody Allen sigue siendo el rey, ya sea como director en A Roma con amor, o como intérprete en la jocosa Cachitos picantes de Alfonso Arau. Aunque si hablamos de comedia gamberra, o no tanto, la reina fue Emma Stone, con Zombieland y sobre todo Rumores y mentiras. Por último, una de cal y una de arena en los remakes: Déjame entrar superó al original, y eso que era difícil, mientras que El turista no igualó a Anthony Zimmer. Y es que Sophie Marceau es mucha Sophie Marceau... aunque el remake tuviese a Angelina Jolie.

CINE PALOMITERO: La joya del año fue Looper, ciencia ficción y mucho más. También funcionaron a la perfección como piezas de entretenimiento, y casi de relojería, el adiós de Tony Scott, Imparable, junto a su inseparable Denzel Washington, y la eficaz Man on the edge.

ANIMACIÓN: Pobre balance el de este año, en el que únicamente cabe reseñar Enredados, nueva versión de Rapunzel a cargo de Disney, llena de encanto y buen humor. Ñoñería, solo la justa.

OTRAS CINEMATOGRAFÍAS: Dejando de lado que en realidad fuimos nosotros, o más bien Mediapro, quien pagó A Roma con amor, Michael Haneke dio toda una lección de cine con La cinta blanca, lo mismo que hicieron los británicos con El topo, espionaje en plena guerra fría con un reparto (y un Gary Oldman) de lujo, mientras demostraban que también saben reírse con la deportiva Corredor de fondo, con Simon Pegg en su salsa. Y también descubrí Good morning, Babilonia, toda una lección de cine en el cine.


OTRAS FILIAS

SERIES: Gran año de series el 2013, en cantidad y en calidad. Empezando por las novedades, sin duda fue el año de Homeland, dado que encadené las tres primeras temporadas, una trilogía con dos primeros capítulos extraordinarios y un tercero en el que al menos mantuvieron el nivel, con un Saúl espectacular, aunque yo soy de los que hubieran cerrado la historia al final de la segunda temporada. Por cierto, mientras Homeland 3 languidecía, The Americans se convirtió en toda una revelación con el mejor regreso posible a la guerra fría. Otro hallazgo fue el Sherlock de la BBC, con una prometedora primera temporada y aún mejor la segunda (si exceptuamos la aburrida versión de El sabueso de los Baskerville). Ojo, tampoco se queda manca la versión USA, Elementary, en la que la versión femenina de Watson resulta un hallazgo (magnífica Lucy Liu), y resultan imprescindibles los cuatro últimos capítulos, con la entrada en acción de Moriarty. Y no me olvido de Boardwalk Empire, con Scorsese poniendo en marcha, más que una serie, cine de gangsters de primera con un Steve Buscemi superlativo.

Y dejando de lado las novedades, The Killing fue otra que mantuvo el tipo en su segunda temporada tras el inesperado giro final de la primera, aunque al igual que la segunda entrega de Juego de Tronos no estuvo a la altura de su predecesora. Con más temporadas a sus espaldas, Fringe y Dr. Who, en ambos casos con su cuarta entrega (cada uno va a su ritmo), demostraron que siguen siendo las reinas de la ciencia ficción… mientras The walking dead seguía superándose en su tercer año. Eso sí, la reina en cuanto a capítulos fue Smallville, ya que me zampé las seis primeras temporadas para ver cómo la serie pasaba de un flojo inicio a una etapa un tanto más digna, sin duda a la espera de lo mejor.


LIBROS: El año, literariamente hablando, empezó mal, con El cementerio de Praga y Madera de Boj, dos auténticos despropósitos a cargo de Umberto Eco y Camilo José Cela, y tampoco se cerró demasiado bien con El club Dante, demasiado lento y aburrido para mi gusto. El 2013 lo recordaré por el verano en que llegué al final (es un decir) de La torre oscura de Stephen King, tras haber disfrutado cada paso de Rolando hacia su objetivo. Y a destacar también las Memorias de Adriano de Marguerite Yourcenar, y el Mecanoscrit del segon origen de Manuel de Pedrolo, dos obras cargadas de humanidad.